La Entrevista: Oscar Jaime "Tito" López, pionero de la radio musical en Colombia.

Pionero de la radio juvenil en Colombia.Tito nació el 28 de Junio de 1954. Comenzó al lado de Donnie Miranda su carrera en radio en octubre de 1975. Con Donnie, hizo su primer programa de radio en emisoras “El Poblado” un jueves a las 8:00 p.m. Juntos, crearon su propia emisora llamada “Radio Cáncer” (el nombre fue porque él y Donnie son Cancerianos); ésta se construyó después de comprar una revista de mecánica popular. Ambos se sostenían económicamente comprando discos en Sonolux y vendiéndolos en los bares de Guayaquil. Grabaron un disco, “Las Delicias Del Violador” (el primer disco de rap en Colombia).

Al decir que Donnie había trabajado con la BBC de Londres y “La Voz” de EEUU, cosa que era mentira, lograron dirigir la emisora “La Voz Del Cine”.  Tito viajaba con Donnie cada mes a Cartagena, en un Simca 1000, para grabar música de una emisora llamada “La Voz De La Victoria”. Fueron los primeros en traer a Colombia el programa de música American TOP 40 con Kasey Kesam.

Inició su trabajo en emisoras como: “El Poblado", "La Voz de la Música", "La Voz del Cine" y "Radio Disco ZH". Fue director de promociones y publicidad del centro comercial San Diego en Medellín, en 1976. Ha sido referente de las emisoras juveniles del país, por su innovadora forma de hacer radio.

EE: Primero que nada, bienvenido ¿cómo van las cosas?

T: !Excelente! De regreso en Bogotá, en una excelente empresa, rodeado de muchos talentos, lleno de proyectos y con más trabajo que nunca.

EE: Todo el mundo lo conoce como Tito. ¿De dónde salió el “Tito”?

Con Alejandro Villalobos.T: Cuando nací, el hermano que me seguía me llevaba 7 años. Yo mismo dije que era el ‘Tito’ (chiquito) de la casa… y así me quedé. Hasta tal punto que cuando mis compañeros de colegio llamaban a preguntar por Oscar Jaime, mi mamá me negaba, decía que nadie en la casa se llamaba así…

EE: Tito, son muchos años haciendo radio y con el mismo empuje que desde el principio. ¿Cómo ha hecho?

T: Es que la radio no es una profesión para mí. Es algo que llevo en la sangre. Es lo que me sale natural. Y como soy una persona apasionada, eso se transmite.

EE: ¿Cuántos años en la radio?

T: Mi primer programa de radio (“Máxima Nota”), con Donnie Miranda, salió al aire en Agosto de 1975 en Emisoras El Poblado. Pasamos por varias emisoras haciendo programas como hobbie, hasta que en Febrero de 1978 nos pagaron nuestro primer sueldo ($5.000) en La Voz del Cine.

EE: ¿Cómo fueron esos inicios?

T: Donnie y yo éramos mejores amigos y vecinos. Nos encantaba la música. Con otro amigo, Juan Felipe Ramírez construí una emisora de AM con planos de una revista Mecánica Popular. Invité a Donnie a participar y le gustó la idea. Grabábamos programas en cassettes de 120 minutos para poder salir por el barrio a ‘chicanearle’ a nuestros amigos. En agosto del 75 descubrimos Emisoras El Poblado (1.560 AM), llevamos uno de esos programas (llamado ‘Máxima Nota’). Al gerente le gustó y esa misma noche debutamos. Lo más interesante es que nuestro primer empleo pagado fue de Co Directores, es decir, Donnie y yo dirigíamos La Voz del Cine (1.530 AM). ¡Creo que pocos pueden decir que su primer empleo en radio fue de director!

EE: ¿Muchos se preguntan qué tiene la radio para que lo atraiga a uno tanto y, sobre todo, que no posean los demás medios de comunicación?

T: La radio juega con la imaginación de la gente. No importa ser feo o bonito, gordo o flaco, rico o pobre. Lo importante es tener ese don de llegarle a la gente. Por otro lado, hay una magia especial en eso de poner una canción o hablar de algo que a la gente le gusta. Eso no se puede describir en palabras.

EE: Que implica ser director de las emisoras musicales de RCN Radio.

T: Una responsabilidad demasiado grande. Ha sido una empresa muy exitosa. Tiene muchas emisoras en ciudades grandes y pequeñas. Tiene grandes talentos y todos los recursos tecnológicos, de investigación y mercadeo necesarios para triunfar. Comercialmente es muy exitosa, tiene una situación financiera muy sólida y unas directivas que le están apostando al futuro, al cambio. Es decir, tenemos todo para ser ganadores. ¡Con todo lo anterior es fácil darse cuenta del gran compromiso que tengo entre manos!

En Veracruz Estereo.EE: Tito, como uno de los DJ`s más veteranos y conocedores de las emisoras musicales del país que es, ¿qué le recomendaría a esas nuevas generaciones de locutores que hay ahora?.

T: La música hoy en día no marca la diferencia. La música es lo que ahora llaman los expertos un ‘commodity’. Se encuentra en todas partes: En la radio, la televisión, internet, celulares, iPods, computadores…

Por lo anterior, el disc-jockey de hoy tiene que prepararse, saber de qué va a hablar y entregar contenidos relevantes. No le puede hacer perder tiempo a los oyentes. Si no tiene nada interesante qué decir, mejor pase una canción. Debe preguntarse siempre: “¿Qué prefiere la gente, oír el comentario que voy a hacer o escuchar la nueva canción de Daddy Yankee?”

Hoy existen demasiadas herramientas para estar informado y entregar contenidos entretenidos, relevantes, que aporten.
En pocas palabras, la recomendación es pre producir el turno.

Ya todo está automatizado. No hay que buscar discos ni cartuchos. Todo se maneja con un clic. Hay tiempo más que suficiente para que cada salida al aire diga algo más que “bajo la dirección de Donnie Miranda les habla Tito López. Llama ya a nuestra línea y pide tu canción favorita…”. Si eso es lo único que se le ocurre decir, ¡mejor cállese y ponga música!

EE: Qué lo apasiona ahora más. ¿La locución o la dirección?

T: La locución, aunque es más retadora la dirección. Lástima que hace más de 5 años no la practico. Sin embargo, la semana entrante comenzaremos un programa los sábados, en La FM de Bogotá, con compañeros de RCN de mi misma generación: Fernando Pava, El Capi Romero, Andrés Nieto y Juan Manuel Correal (Papuchis), cada uno poniendo sus canciones favoritas… Creo que va a ser muy divertido.

EE: Cuando estudiaba para ser publicista, por qué quería serlo y qué pasó cuando se encontró trabajando en la radio.

T: Siempre quise emular a mi hermano Iván Darío, que fue un reconocido publicista. Soy una persona creativa y que ha estudiado el comportamiento del público. Me gusta el mercadeo y tengo algunas habilidades para el diseño.

La radio apareció como un hobbie y terminó convirtiéndose en profesión. ¿Por qué me quedé en la radio? Porque la música la llevo hasta en mi apellido materno (Musikka), porque me ha permitido hablarle a miles de personas, porque me ha permitido conocer artistas y cantantes de los cuales fui seguidor, porque me ha permitido conocer países y culturas diferentes, lo que ha enriquecido espiritualmente, y porque he contado con la fortuna de ser exitoso y compartir con mis colegas todas las experiencias.

Donnie, Tito y Henry Baladan. EE: A usted se le conoce  por su profesionalismo en todo lo que hace. ¿Es consciente de la importancia que tienen las palabras que utilizan los locutores actuales a la hora de llegarle al público?

T: Creo que esto lo respondí arriba. Alguna vez leí una entrevista de Casey Kasem, reconocido locutor y presentador estadounidense, a quien conocimos en Colombia en los años 80 con su programa ‘American Top 40’. Él no grababa los textos ‘de corrido’. Lo hacía frase por frase, dándole una intención diferente a cada una, hasta que quedaba satisfecho. Luego recogía las mejores versiones de cada frase y las unía, haciendo una producción impecable.

Uno debe preparar, preparar y preparar, y si le queda tiempo… ¡preparar! Recitar en voz alta lo que vaya a decir al aire mientras suena la canción o las cuñas, de forma que cuando salga al aire suene como un verdadero profesional. Eso sí, aunque todo esté preparado, procurar que suene lo más natural posible. Hay una frase de Bob Hope, reconocido humorista estadounidense, que resume lo anterior. Él decía, “No hay mejor improvisación que la que uno escribe”.

EE: Qué piensa de los nuevos locutores musicales?

T: Que tienen más herramientas para ser mucho mejores de lo que fuimos nosotros en el pasado. Hoy en día se pueden escuchar emisoras de todo el mundo en internet. Se pueden ver canales de televisión de cualquier lugar. La tecnología es la gran aliada. Se puede bajar un programa, instalarlo en su computador personal y practicar en la casa. El que no haga buena radio hoy en día es porque no quiere.

EE: ¿Le ha sido infiel a la radio?

T: ¡Nunca! En Veracruz Estereo me tocó sufrir como presentador de ‘La Música de Veracruz’ en Teleantioquia, y cada vez me queda más claro que eso no es lo mío. Es más, me parece que la radio en internet es un hobbie divertido, pero aún no le veo claro su futuro. Hay cientos de miles de emisoras, por lo que es muy difícil que una sola tenga una gran audiencia masiva.

EE: ¿Satisfecho con lo que ha hecho hasta el  momento en las emisoras musicales de RCN Radio?

T: No. Solo llevo 4 meses en los que he tratado de asimilar la cultura y de conocer a la gente. Además, estuve 4 años por fuera de Colombia y la radio y la música dieron un giro de 180°. No ha sido fácil adaptarme al nuevo panorama. por otro lado, apenas estamos empezando a hacer cambios en las emisoras, así que hay demasiado trabajo por hacer.

EE: ¿En que se van a diferenciar de las “otras” emisoras?

T: En que vamos a trabajar en lo que la gente quiera, no en lo que yo quiera. Para eso estamos invirtiendo fuerte en investigación. Quiero tener gente comprometida con el cambio, que se prepare, que se esfuerce, que quiera cambiar, que no se conforme con lo que existe, que tenga una visión del futuro y que entienda que estamos viviendo otros tiempos. Que ya no estamos en el negocio de la radio, ni de los medios de comunicación, sino del entretenimiento, y que la competencia aquí es demasiado amplia: Cine, televisión, conciertos, radio, televisión, internet, celulares, medios alternativos. Vamos a ser diferentes porque vamos a trabajar de manera ordenada y disciplinada. Pero debemos ser conscientes de que el mundo de la radio hoy es diferente al de los años 80, cuando sorprendimos con Veracruz, divirtiéndonos en el FM cuando las demás emisoras eran muy aburridas. La coyuntura es diferente y tenemos que ser muy creativos para seguir sorprendiendo, aunque cada vez será más difícil.

Izquierda a derecha: Capi Romero, Camilo Pombo, Alberto Marchena, Tito, Willie Vergara, Alejandro Nieto, Gabriel Delascasas, Andrés Maroco, Fernando Pava, Alejandro Villalobos, Andrés Nieto y Juan Manuel Correal.EE: ¿Cómo es su día a día en RCN?

T: Entro a las 8, salgo a las 6, me como un sándwich al mediodía… y muelo el resto del día. En mi lugar de trabajo oigo radio todo el día, no veo televisión aunque tengo un televisor muy bonito, me reúno con mi gente, analizo resultados de las investigaciones, atiendo disqueras, reviso programaciones, escucho demos, y pienso… En este cargo hay que pensar mucho.

EE: Anécdotas debe tener muchas. ¿Recuerda alguna en especial?

T: Esta creo que es muy aleccionadora. Cuento el milagro pero no el santo, por solicitud expresa del involucrado: En algún momento, cuando trabajaba en Caracol, un emisora #1 de una ciudad grande cayó al puesto 4 ante la llegada de un competidor con una programación similar. Al reunirme con el director de nuestra emisora y preguntarle qué había pasado, por qué se había dejado robar el primer lugar, su respuesta fue, “Es que hicieron ‘la fácil’”. Yo le pregunté, “¿Y cuál es la ‘fácil’?” y él me respondió: “¡Pues solo pusieron éxitos y música conocida!”.

Es decir, ¡nosotros estábamos haciendo ‘la difícil’! Poníamos canciones desconocidas y mediocres.

¿Por qué se ha vuelto tan difícil poner buena música? Las disqueras, los amigos, la noviecita, los jefes, los familiares, las llamadas telefónicas nos distraen y nos hacen poner canciones mediocres.

La fácil es poner éxitos, canciones excelentes, que es lo que nuestro público espera.

EE: Recordamos que a mediados de los 80`s, la radio casi con dificultad ponía a sonar el rock en español en la radio. ¿Qué opina ahora, que cree que pasó?

T: No creo que sea falta de modestia decir que Donnie y yo impusimos un estilo de hacer radio en Medellín. Luego, mucha gente adoptó ese estilo. El caso es que a nosotros nos gustaba la música anglo, y por eso seguramente se dio ese fenómeno, pero si nos hubiera gustado la salsa o la carrilera, es muy probable que la radio se hubiera orientado por ese lado.

Es decir, yo todavía no entiendo cómo fue que en un momento determinado, a tanta gente le gustara la música en inglés. Probablemente les gustaba más nuestra forma de presentarla, de interactuar con los oyentes, de hacer la producción en la emisora, de sorprender con un programa de la mañana. Es que a la gente se le olvida que la radio a mediados de los 80 era un poco aburrida. La mayoría de emisoras estaba en AM, y las de FM eran de música ‘ambiental’. Por otro lado, no había mucha producción de música joven en español. En Colombia había pocos grupos sin una orientación clara. Indudablemente Carlos Vives le abrió las puertas a la música en nuestro idioma, mucho más que Soda Stereo o Los Enanitos Verdes.

EE: ¿Cuál es su canción favorita?

T: “Deacon blues”, de un grupo llamado Steely Dan. Me parece una mezcla perfecta de letras (contando lo que es la vida en la carretera para un músico), de producción (es impecable) y de música (los músicos que tocan allí son verdaderos maestros).

EE: ¿Y cantante o grupo favorito?

T: El mismo. Nadie se les acerca, aunque debo reconocer que me gustan mucho Led Zeppelin y Stone Temple Pilots y Foo Fighters.

EE: Cuando no escucha radio. ¿Qué música escucha?

T: Rock clásico, Jazz moderno.

EE: ¿Emisora favorita?

T: ¡Todas las que manejo! La Mega, Amor, Rumba, Radio 1, Radio Cristal, El Sol, La Cariñosa, Fiesta… ¡y La FM, por supuesto!

EE: ¿Admira a algún hombre de radio?

T: Cuando joven admiraba mucho a Otto Greiffenstein y Armando Plata Camacho. Fueron mis puntos de referencia. Me convertí en seguidor de Scott Shannon, pionero de los ‘Morning shows’ en Estados Unidos. Admiro a Yamid Amat y a su discípulo Julio Sánchez, excelentes comunicadores. Admiré a don Julio Nieto Bernal.

EE: ¿Un sueño?

T: Muchos, pero le cuento 2: Recorrer estados Unidos de costa a costa en carro y tener mi empresa de producción de radio.

EE: ¿Qué le molesta?

T: La hipocresía y la mediocridad.

EE: ¿Rumbero?

T: Antes sí, ya no… Muy poco. Prefiero salir a cenar o sentarme a hablar con mis amigos.

EE: Una bebida.

T: Después de más de 50 años, me acabo de cambiar a la Pepsi Cola… jajajaja

EE: ¿Cuál es su comida favorita?

T: Un buen steak, sin salsas y las cazuelitas de ‘Pecositas’ en Envigado.

EE: ¿Una cena romántica con quién?

T: ¡Obviamente con Guío, mi esposa! Solo llevamos 27 años de casados, así que por ahora seguimos muy enamorados.

EE: ¿Un domingo para hacer qué?

T: Recorrer el mundo en mi simulador de vuelo… ¿Qué aburrido, no?

EE: Gracias y mucha suerte en este nuevo proyecto.

T: Mil gracias Carlos. Un abrazo.